top of page

El juego como herramienta educadora capaz de transmitir conocimientos y valores de forma sencilla y atractiva para el niño; el teatro como forma de expresión capaz de potenciar en el alumnado su autoestima y sociabilidad; la interactividad mediante la cual los niños se sienten participes en todo momento de las actividades... son algunas de las herramientas utilizadas en nuestra metodología de trabajo. 

La evolución de la sociedad actual nos hace plantearnos la necesidad de desarrollar una serie de talleres de formación en valores centrados en el respeto hacia el origen étnico y cultural, en la igualdad de género y en la resolución de conflictos.

 

Programa de educación para la paz y la igualdad: Dirigido a alumnos de primaria

 

Formamos al alumnado en valores basados en la multiculturalidad, la coeducación, la autoestima y la antiviolencia.

 

La escuela coeducadora favorece la integración de ambos géneros en el modelo educativo actual y se dirige hacia una educación no sexista. Como conocedores de las diferencias de género adquiridas y aprendidas en la convivencia social diaria, nuestros talleres favorecen la toma de conciencia de las capacidades individuales del alumnado con independencia de su sexo. Nuestras actividades demuestran que los niños varones son capaces de adquirir valores y destrezas “típicamente" femeninas y viceversa.

De la misma manera nuestro taller sobre multiculturalidad tiene como objetivos claros, principalmente el respeto hacia lo que es diferente. Los niños realizan divertidas dinámicas grupales en las que se resalta la importancia de aceptar a los que nos rodean, asumiendo la necesidad de que seamos diferentes. Reconocerán como realmente todos somos iguales por dentro, aunque diferentes por fuera y esto nos enriquece.

 

Además nuestro taller antiviolencia hace reconocer a los participantes que intentar resolver conflictos por medio de la violencia no es la mejor opción y que existen otras fórmulas para llegar a la solución. El alumnado se implica de una forma en la que experimentan sentimientos y emociones necesarios para valorar el respeto, la diversidad y el tener en cuenta a los demás como camino hacia la resolución de conflictos.

 

Programa de participación ciudadana: Dirigido a alumnos de primaria

 

En este siglo XXI, en el que las nuevas tecnologías absorben el tiempo de ocio de nuestros jóvenes, la televisión y los videojuegos se convierten en  los grandes enemigos de la creatividad y la socialización. Por ello desde Talleralia creemos necesario el desarrollo de campañas de motivación mediante la oferta de un tipo de ocio alternativo que estimule a los más pequeños convirtiéndolos en sujetos activos de su tiempo de entretenimiento, a la vez que se potencian sus habilidades sociales . El programa de participación ciudadana favorece relaciones de convivencia en la comunidad y de resolución de conflictos mediante el diálogo. Se descubren los derechos de la infancia, los conceptos de democracia, consenso, tolerancia, y respeto.

Programa de prevención de la violencia de género: Dirigido a alumnos de ESO y BAT

 

En numerosas ocasiones la educación social que recibimos y la costumbre nos hacen normalizar determinadas situaciones o actitudes del sexo masculino hacia sus parejas. Los adolescentes se encuentran en una etapa de descubrimiento del mundo adulto y desconocen el riesgo que puede conllevar el mantener una relación con alguien que no les trata como debiera. El objetivo principal de nuestro programa es el de facilitar a la población adolescente femenina una serie de herramientas e indicios para que ellas mismas puedan detectar a tiempo los tipos de relaciones de pareja que pueden convertirlas a la larga en víctimas de un maltrato de género. Sirve para la detección de relaciones de pareja tóxicas e impregnadas de control, posesión, dominio y celos. A su vez muestra a los chicos qué conductas no son adecuadas en una relación sana.

Programa de tolerancia cero: Dirigido a alumnos de secundaria

Cuestiones como la indisciplina o el mal comportamiento son fenómenos perturbadores que alteran constantemente la buena marcha de la vida escolar. Estos actos se han visto agravados en los últimos años por conflictos en las aulas debidos a conductas agresivas de algunos alumnos, que han llegado a situaciones de acoso, intimidación o victimización de sus compañeros. El problema se agrava cuando se aborda su resolución desde el ejercicio de la autoridad o el castigo, lo que provoca un clima de tensión en el aula muy complejo de resolver y que, frecuentemente, afecta a las relaciones interpersonales. Una situación que amenaza con convertirse en un problema estructural para el profesorado, el alumnado y los propios centros educativos y que demanda mecanismos de prevención y programas de educación para la paz, la tolerancia y la igualdad. Con nuestro programa educativo se previenen las conductas violentas en el contexto escolar, mediante el refuerzo de valores como empatía, asertividad, capacidad de escucha, rechazo de peticiones, expresión de disgusto, cooperación…

← Volver a la página anterior

bottom of page